smart city

Territorios socialmente responsables

  • Por
  • El 19/03/2018

El siguiente artículo aparece en el Anexo del Plan Director de Innoación Social para el Empleo del programa Sevilla Ciudad con Inteligencia Social y Emocional del Ayuntamiento de Sevilla, al que se puede acceder a través del siguiente enlace (pincha aquí).
 

El concepto de Territorio Socialmente Responsable (TSR) es un constructo que ha surgido recientemente, pero que en poco tiempo ha alcanzado una significativa difusión. Ello se debe, en buena medida, a su carácter de idea-fuerza, que le ha permitido ser el aglutinante de otros muy diversos conceptos emergentes, como los de la competitividad, desarrollo sostenible, responsabilidad social, ciudadanía responsable, democracia de proximidad, policentrismo, multilateralidad, gobernanza, conceptos que en suma denotan un nuevo paradigma de gobierno tendente a promover de forma amplia la paricipación y a corresponsabilidad de todos los actores afectados por laacción de gobierno.

La novedad del concepto de TSR puede explicar el hecho de que, aunque intuitivamente sea una idea comprensible e incluso atractiva, su formulación esté todavía muy poco elaborada. De hecho, no hay demasiadas definiciones del TSR, y las que se manejan son en su mayoría tan prolijas como incapaces de contener mínimamente el alcance de este concepto. Algunos ejemplos de esas definiciones:

REVES

"Un sistema territorial que conjuga el equilibrio entre los aspectos económicos, sociales, ambientales y culturales del modo de vida local buscando conseguir una mejor calidad de vida para los habitantes locales y otros agentes implicados, a través de un enfoque de gobernanza participativa".

REVES E INITIATIVE,CITÉ & DEVELOPMENT

Al igual que el concepto de RSC, podria definirse como "la integración voluntaria por parte de las autoridades de las preocupaciones sociales y medioambientales (más allá del mínimo legal) en su gestión del territorio y de sus relaciones con las distintas partes interesadas".

MANIFIESTO DE SITGES

TSR es aquel que tiende a la sostenibilidad afrontando de manera proactiva sus retos económicos, sociales y medioambientales, partiendo de la Responsabilidad Social de cada una de sus organizaciones, desarrollando sus activos tangibles e intangibles por la vía de estrategias colaborativas y compromisos multilaterales, como soluciones eficientes que creen valor para todas las partes y que, desde una visión sostenible del territorio, contribuyan al desarrollo y a la sostenibilidad mundial.

PESPONSABILITAT GLOBAL

Territorio donde todas las partes, ya sean mercantiles, públicas o sociales, desarrollan prácticas de RS, comoquiera que, más allá de las responsabilidades legales, todas ellas reconocen su parte de responsabilidad ante la sociedad con respecto al desarrollo de la comunidad y a los impactos económicos, sociales y medioambientales que recibe el territorio o que este causa en otras.

CONCLUSIONES, REFLEXIONES Y PROPUESTAS DEL SEMINARIO ANUE-COLLABORATIO

De él pueden entresacarse varias notas conceptuales: El TSR es un espacio para combatir conocimiento y experiencia, pero también para valorar las diferencias que enriquecen a todos los participantes, bajo un enfoque de múltiple ganancia o win-win opportunities (yo gano, tú ganas, todos ganan, el TSR gana). En él se produce el engarce entre las múltiples RRSS de los diferentes participantes y los retos del territorio. Por eso, en un espacio para las buenas prácticas, la transferencia de sabiduría. Así, un TSR es producto de llevar la RS a otro nivel: es el resultado de la atribución de la RS a otro nivel: es el resultado de la atribución de la RS desde las organizaciones al territorio.

SUBGRUPO UAFSE RSE, CEUTA

Un modelo innovador del trabajo en red bajo el principio de participación, con la implicación de todos los agentes económicos y sociales que operan en el territorio teniendo como eje vertebrador la RS. Las ideas clave de este modelo son la cohesión social -implicación de todos los agentes económicos y sociales relacionados con el empleo y el desarrollo local-, la transversalidad -consideración de la RS como eje vertebrador para el desarrollo de los territorios- y el enfoque bottom-up de abajo a arriba bajo la metodología de trabajo en red.

DICTAMEN CESE

Un territorio  puede definirse como socialmente responsable cuando orienta su propio desarrollo hacia las cuestiones de sostenibilidad; es decir, cuando integra en su propio desarrollo la dimensión económica, social y medioambiental. Un territorio puede definirse como socialmente responsable si consigue integrar en sus decisiones económicas consideraciones sociales y medioambientales; compartir un modelo de valores y un método participativo en los procesos de toma de decisiones; favorecer las buenas prácticas y una interacción permanente entre las partes interesadas, con el fin de fomentar la innovación y la competitividad.

Tras el análisis efectuado del concepto, elementos y características del TSR, estamos en condiciones de proponer la siguiente:

DEFINICIÓN DEL TSR

Ecosistema territorial, cultural y social definido por unos límites geográfico-administrativos y dotado de una identidad ética diferenciada, en el que se integran una diversidad de actores de la Administración Pública, el tejido empresarial, las entidades sociales y la ciudadanía compartiendo una visión común que les lleva a cooperar en la construcción de un espacio policentrico competitivo, equilibrado, sostenible y socialmente responsable.

Especialización inteligente local

  • Por
  • El 25/12/2017

El siguiente artículo aparece en el Anexo del Plan Director de Innoación Social para el Empleo del programa Sevilla Ciudad con Inteligencia Social y Emocional del Ayuntamiento de Sevilla, al que se puede acceder a través del siguiente enlace (pincha aquí).

La innovación se ha convertido en un factor clave para el desarrollo y la prosperidad económica, como demuestran los datos empíricos la relación existente entre los esfuerzos en generación de conocimeitnos y el nivel de PIB.

Es fundamental entender que el concepto de innovación es dinámico. Esto implica que está relacionado con el entorno local e internacional, con los agentes que participan en la innovación y con las interconexiones entre los mismos, tanto a nivel local como internacional.

Por ese motivo, resulta evidente la importancia del papel que deben desempeñar los gobiernos en la generación de un marco adecuado en el que se favorezca el desarrollo de la innovación.

De esa forma, y de acuerdo con la estrategia europea, la especialización inteligente significa identificar las características y activos exclusivos de cada territorio, subrayar sus ventajas competitivas y reunir a los aprticipantes y recursos del mismo en torno a una visión de su futuro que atienda a la excelencia.

La especialización inteligente está  enormemente relacionada con el concepto de "entorno innovador".

A lo largo de los últimos años, se ha realizado un importante esfuerzos por entender el difente grado de avance económico de distintos territorios. Así, se ha comprobado que la capacidad de generación y transmisión de las innovaciones en ciertos territorios está directamente relacionada con su desarrollo económico.

El potencial de un área geográfica para crear recursos y facilitar los procesos innovadores está en la base de esa diferencia.

Este potencial está directamente relacionado con los sectores de especialización de un territorio y con la interacción de los diferentes agentes, necesaria para hacer fructificar los esfuerzos de I+D+i.

Es clave entender que la innovación es diferente en cada territorio, que está fuertemente relacionada con sus características endógenas, por lo que su promoción debe surgir de un proceso colaborativo. La Unión Europea promueve asimismo un destino de los recursos no competitivos a lo largo de las regiones que la conforman, es decir, se persigue que cada región impulse acciones que no se están desarrollando en otras partes de la Unión, si no es con carácter colaborativo.

El concepto de especialización inteligente está también vinculado a la evolución del propio concepto de innovación. Originalmente la idea de innovación se aplocaba a cuestiones científicas y técnicas, en el ámbito de la industria y la producción. Era un concepto sobre todo relacionado con la competitividad del sector privado, que trascendía y generaba una ventaja competitiva para toda una nación. Posteriormente, la innovación se ha relacionado con todo tipo de mejora en productos o procesos.

El Manual de Oslo, publicado por la OCDE, y cuya primera edición data del año 1997, incluye en su tercera edición, de 2005, la posibilidad de innovación en distintos ámbitos de la organización, así como en la comercialización. La "Innovation Union", lanzada por la Comisión Europea como iniciativa de la estrategia Europea 2020, recoge un modelo más amplio de innovación, ya que:

- Se refiere de forma amplia a productos, procesos, marketing y organización.

- Es aplicable no solo a empresas, sino también a agentes sociales y a la Administración Pública.

La especialización inteligente debe ser un proceso propio de descubrimiento emprendedor de cada territorio y de los núcleos policéntricos que lo conforman.

La especialización inteligente resulta esencial para que las inversiones en investigación e innovación sean realmente eficaces. En la propuesta de la Comisión Europea en materia de política de cohesión para el período 2014-2020, la existencia de una Estrategia de Especialización inteligente en investigación e innovación será condición previa para el uso del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en 2014-2020 como apoyo a estas inversiones. Sin embargo, la reflexión sobre la especialización inteligente de cada territorio y su aplicación no debe basarse únicamente en el cumplimiento de esta condicionalidad, sino sobre todo en la oportunidad de reflexión y planificación estratégica y de alineamiento de esfuerzos del conjutno de agentes de la región que ofrecen.

Las ciudades, agentes clave en un mundo globalizado. La globalización social hacen el mundo "más plano", y las ciudades destacan como focos de atracción económica, de difusión de conocimiento y cultura, y de cultivo y desarrollo del talento. Ante este escenario que muestra un entorno urbano con una demanda creciente de eficiencia, desarrollo sostenible, calidad de vida y gestión eficiente de los recursos, las Administraciones Públicas Locales han de plantearse una evolución en los modelos de gestión de las ciudades y en su propio papel.

Las ciudades deben asumir el rol que les corresponde como dinamizadoras de la actividad económica, actuando como aglutinador y coordinador de los agentes que  operan en su territorio, y prestando una atención y un apoyo especial a las empresas locales, como instrumento principal de generación de riqueza y empleo.

Smart Community

  • Por
  • El 25/12/2017

El siguiente artículo aparece en el Anexo del Plan Director de Innovación Social para el Empleo del programa Sevilla Ciudad con Inteligencia Social y Emocional del Ayuntamiento de Sevilla, al que se puede acceder a través del siguiente enlace (pincha aquí).

"Entorno geográfico reducido en el que los diferentes agentes que lo componen (empresariaeles, sociales, institucionales, etc.) participan en la definición e implementación de acciones y proyectos directamente vinculados de la misma, avanzan en una senda equilibrada entre el desarrollo económico, social y del entorno".

"La crítica más frecuente al concepto de Smart City se refiere a su modelo de definición top-down (de arriba a abajo), y a la falta de beneficios reales para los ciudadanos de tales implementaciones de redes de sendores y telecomunicaciones.

Es necesario cambiar la estrategia de desarrollo de las Smart Cities introduciendo el concepto de Smart Community como su unidad básica de desarrollo. Estamos hablando de grupos de viviendas, pequeñas urbanizaciones, barrios o incluso distritos... pequeños proyectos que construirán la ciudad del futuro.

Reduciendo el tamaño de los proyectos todo cambia. Los proyectos Smart City adquieren rostro y dimensión humana, la Smart Community se convierte en el punto de encuentro entre la ciudad inteligente y el ciudadano generando una nueva visión del urbanismo: La ciudad como red de pequeñas comunidades inteligentes interconectadas".

Hoy nuestra propuesta la llamamos Territorios Inteligentes, entre otras cosas por la connotación a veces negativa que el concepto "smart" suscita entre muchos ciudadanos, y entre pequeñas ciudades y pueblos que sienten que ser "smart" es cosa de grandes urbes. Pero hoy, igual que ayer, la cuestión no es el nombre sino el objetivo final de la implementación tecnológica. Consideramos que la tecnología no es más que una herramienta al servicio de las necesidades reales de los territorios y de sus ciudadanos. Y hoy igual que ayer, apostamos por lo pequeño, la Smart Community, la comunidad inteligente, ya sea barrio, aldea, parroquia o municipio rural.

Construimos lo "smart" desde abajo, desde las infraestructuras básicas, fundamentalmente las que aseguran la conectividad en el territorio. Sin conectividad no hay "smart" que valga. Y construimos a partir de las necesidades reales de los territorios, dando la vuelta a lo que aparentemente es una dificultad.

Integrar servicios e infraestructuras como pide la Unión Europea. Generar una infraestructura que permita ofrecer nuevos servicios a los ciudadanos: zonas wifi libres, videoasistencia a ancianos y dependientes, aplicaciones de promoción del comercio local y el turismo.

En cada territorio los matices son diferentes, las propuestas tienen que ser diferentes. Y así saltamos de la comunidad a la comarca y de la comarca a la región. Una región "smart" no puede construirse desde un despacho, sino uniendo la identidad de las comunidades que la componen. Como un puzzle en el que cada nueva pieza aporta sus matices y jutno a las demás va definiendo la imagen del conjunto. Así construimos territorios inteligentes, territorios conectados.

Smart City

  • Por
  • El 25/12/2017

El siguiente artículo aparece en el Anexo del Plan Director de Innoación Social para el Empleo del programa Sevilla Ciudad con Inteligencia Social y Emocional del Ayuntamiento de Sevilla, al que se puede acceder a través del siguiente enlace (pincha aquí).

 Aunque no existe una definición consensuada de Smart City o ciudad inteligente, empresas, instituciones y expertos coinciden en que son aquellas ciudades que apuestan por mejorar la vida de sus habitantes y, a la vez, por la sostenibilidad. Así, por ejemplo, el Libro Blanco Smart Cities indica que "el propósito final de una Smart City es alcanzar una gestión  eficiente en todas las áreas de la ciudad (urbanismo, infraestructuras, transporte, servicios, educación, sanidad, seguridad pública, energía, etcétera), satisfaciendo a la vez las necesidades de la urbe y de sus ciudadanos". Se trata, en definitiva, de encontrar el equilibrio entre en bienestar de los ciudadanos y la preservación del entorno.

La población de las ciudades ha experimentado un enorme desarrollo a lo largo de la historia, pero nada comparable con la últimas décadas. Para hacernos una idea bastan los datos de la ONU, según los cuales hoy somos 4.000 millones de urbanitas, mientras que hace sólo veinte años éramos 2.300 millones. Y la tendencia es al alza e imparable: la institución calcula que en 2050 más del 70% de los seres humanos vivirán en núcleos urbanos. Este importante incremento demográfico vendrá acompañado también por un aumento del consumo energético y de la contaminación, por lo que los gobiernos tendrán que hacer frente al importante reto de garantizar la sostenibilidad de las ciudades. Para conseguirlo, en algunas se han emprendido diversas iniciativas apoyadas en la tecnología para convertirse en ciudades inteligentes o, según su término anglosajón, Smart Cities.

Una ciudad inteligente es aquella que apuesta por sistemas eficientes aplicados a sus infraestructuras. La innovación tecnológica es la clave apra desarrollar proyectos que permitan optimizar la distribución de energía, gestionar los residuos de manera más limpia, reducir el consumo de los hogares, organizar mejor la circulación de los vehículos... En definitiva, este tipo de iniciativas se aplican sobre cualquier aspecto que influye en la organización de un núcleo urbano.

Algunos ejemplos que puede percibir el ciudadano de proyectos Smart Cities son las tecnologías que mejoran el flujo del tráfico, el alumbrado eficiente mediante energía solar, o la construcción de viviendas equipadas con sistemas que permiten ahorrar en calefacción o refrigeración.

¿Qué es una Smart City?

Se prevé que en el 2050 un 85% de la población mundial viva en ciudades. Este hecho hace que en las siguientes décadas los núcleos urbanos tengan que afrontar un número creciente de problemas ligados a este hecho, como: 

- El abastecimiento energético.

- Las emisiones de CO2

- La planificación del tráfico automovilístico.

- La prestación de servicios sanitarios y de seguridad a todos quienes residan en estos enormes y masificados centros de población.

La filosofía Smart City se está llevando a cabo, cada vez más, en proyectos que implicarán la transformación de muchas ciudades, en Smart Cities.

Para que una ciudad reúna las condiciones de una Smart City, esta ciudad inteligente debe tener:

- Un desarrollo económico sostenible.

- Una buena gestión de los recursos naturales a través de acción participativa.

- Un compromiso firme entre la administración pública y los ciudadanos.

- Un compromiso con su entorno, elementos arquitectónicos de vanguardia, y donde las infraestructuras están dotadas de las soluciones tecnológicas más avanzadas para facilitar la interacción del ciudadano con los elementos urbanos, haciendo su vida más fácil.

 

Este modelo ideal de una ciudad inteligente se basa, principalmente, en los siguientes subsistemas:

- Generación distribuida: Consiste en que la ciudad inteligente posea generación eléctrica repartida por el territorio: el abastecimiento es individualizado (microgeneración), no centralizado.

- Smart Grids: Se conoce como Smart Grids a las redes inteligentes interconectadas, las cuales poseen una circulación bidireccional de datos entre el service center (o centro de control) y el usuario.

- Smart Metering: Se trata de la medición inteligente de los datos de gasto energético de cada usuario, a través de telecontadores donde se realizan las lecturas a distancia y a tiempo real.

- Smart Buildings: Como modelo de eficiencia, los edificios deben ser inteligentes. Edificios domóticos que respetan el medio ambiente y que poseen sistemas de producción de energía integrados.

- Smart Sensors: Los sensores inteligentes tendrán la función de recopilar todos los datos necesarios para hacer de la ciudad una Smart City. Son parte fundamental para mantener la ciudad conectada e informada, y hacer que cada subsistema cumpla su finción.

- eMobility: Implantación  del vehículo elétrico. y los respectivos puestos de recarga públicos y privados.

- Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) HYPERLINK: Son las tecnologías de la información que ayudarán a la hora de controlar los diferentes subsistemas que componen la Smart City, mediante las cuales los ciudadanos y las entidades administrativas pueden participar activamente en el control de la ciudad.

- Smart Citizen: Los ciudadanos son sin duda la parte fundamental de una Smart City, ya que sin su participación activa no es posible poder llevar a cabo estas iniciativas.